19 de febrero de 2012

El origen del Miércoles de Ceniza

El próximo miércoles 22 de febrero, comenzará el tiempo litúrgico de Cuaresma, con una celebración muy especial y querida por los cristianos, el Miércoles de Ceniza.
Desde bien pequeñitos es una fórmula ritual que nos llama la atención por su marcado sentido simbólico y por ser el inicio de un tiempo en que debemos preparnos para la Semana Santa, pero ¿sabemos cuál es su orígen?¿por qué ceniza? En este post vamos a intentar responder a estas y otras cuestiones.

En muchas culturas, anteriores a la cristiana, la ceniza se consideró un símbolo de cambio, de lo que antes existía y ahora ya no. Es un símbolo de que nuestra vida definitiva no es la de este mundo sino la que viviremos junto a Dios. Por tanto es un símbolo de conversión, que es justo el significado que debemos dar a la Cuaresma.

En algunas culturas asirias, la ceniza servía como ritual de conversión hacia los dioses. Los judíos solían cubrirse con ceniza al hacer un sacrificio a Dios. También en el Hinduísmo se cubren el cuerpo con ceniza para ciertos rituales sagrados. Pero ¿Cómo y cuándo empezó esta tradición cristiana?

En los primeros siglos de la Iglesia, las personas que querían recibir el Sacramento de la Reconciliación o del Perdón el Jueves Santo, se ponían ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad vestidos con un "hábito penitencial". Esto representaba su voluntad de convertirse.
Estas prácticas cayeron en desuso hasta el siglo XI, pero viendo que el símbolo de la imposición de la ceniza al iniciar la Cuaresma era bueno, se comenzó a usar el rito de la ceniza para todos los cristianos, de modo que todos nosotros reconociéramos nuestros malos comportamientos y así, quisiéramos cambiar e iniciar nuestra conversión.

La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que todo lo material que tengamos aquí se acaba, incluso nuestra vida terrenal. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma nos lo vamos a llevar a la eternidad. Por eso, este rito se acompaña de las palabras “Convertíos y creed en el Evangelio” y de la expresión “Polvo eres y en polvo te convertirás”, invitándonos a todos a reflexionar acerca del deber de la conversión y recordándonos que nuestra vida definitiva y eterna está por llegar.

Cómo curiosidad debéis saber que las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos de año anterior.  

Es una celebración preciosa, sencilla y cargada de simbolismo y de ánimo a la conversión. Escuchad y mirad bien todo lo que se dice y se hace y participad, ya que es una celebración para adultos y niños.

1 comentario:

  1. mmmmm buena para sacar la tarea jjjjeeeeejejjejeeej

    ResponderEliminar